Oferta y demanda de turismo comunitario

El turismo comunitario es una tendencia que crece y se esparce ampliamente por todo el mundo, tanto desde el punto de vista de la oferta como también desde la demanda.

Desde la oferta, es posible observar cómo en los últimos años han aparecido emprendimientos y redes en los cinco continentes. Entre estas cabe destacar, por su cercanía con Chile, la Red Argentina de Turismo Rural Comunitario (Raturc), la Red Boliviana de Turismo Solidario y Comunitario (Tusoco), la Red Tur Comunitario de Perú, la Federación Plurinacional de Turismo Comunitario del Ecuador (Feptce) y varias otras, incluyendo al mismo Travolution.org. Asimismo, en nuestro país son muchos los emprendimientos comunitarios que hoy buscan posicionarse en la industria, como Trekaleyin, Red de Parques Mapulahual, Llaguepulli y EcoRed Lickan Antay, entre otros.

Del lado de la demanda, cobra cada vez más importancia el movimiento de turismo “responsable”, caracterizado por el anhelo de los viajeros de contribuir a un desarrollo local sostenible, desde la perspectiva económica, social y medioambiental. Los turistas están dispuestos a pagar más y a llegar más lejos en busca de experiencias de este tipo.

El Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) ha advertido el fenómeno y en su Estudio de mercado de la demanda turística (2008) plantea: “Ha aparecido un nuevo tipo de turista, más sensible a nuevas experiencias y valores, con mayor criterio en sus procesos de decisión, más respetuoso de las culturas locales y capaz de valorar contenidos culturales auténticos e interpretados con rigor. Perspectiva que debe originar un cambio en la generación de la oferta, ya que debe estar adecuada a las nuevas necesidades de los turistas (…) Por esto, hay que mejorar el valor ofrecido al cliente con experiencias turísticas que diferencien y potencien la personalidad de Chile como destino turístico, convirtiendo la relación con el cliente en el nuevo paradigma para la gestión de los productos y servicios turísticos chilenos”.